Instantes cotidianos de las ciudades y el campo de México, su transformación y su gente han sido capturados durante décadas por dos reconocidos fotógrafos que cazan situaciones encantadoras por medio de sus lentes, para que éstos permanezcan plasmados para la posteridad.

Ellos son José Hernández-Claire y Philip Perkis, un tapatío y un norteamericano cuyo compañerismo y amistad motivó la exposición Con los pies en la tierra, que reúne 40 fotografías urbanas –en blanco y negro– en el Palacio de Gobierno de Jalisco.

Dos sueños se han hecho realidad para Hernández-Claire: primero, que sus fotografías estén expuestas a unos metros de la obra del tocayo que más admira, el pintor José Clemente Orozco. El segundo, que dicha exposición sea junto con el trabajo de su primer mentor Philip Perkis.

“En el Instituto Pratt de Nueva York lo conocí; con él inicié en la fotografía. Fue precisamente tomando un curso, yo no sabía nada de cámaras. Yo había llegado a Nueva York queriendo tomar fotografías de arquitectura porque había ido a estudiar una maestría en diseño urbano”, dijo Hernández-Claire durante la inaguración de la exposición.

"Carnicería en el DF", Philip Perkis
“Carnicería en el DF”, Philip Perkis (1979)

Compartió que Perkis tiene 61 años en la fotografía, de los cuales 25 han sido dedicados a la docencia. Por razones de salud no pudo estar presente; sin embargo, a distancia le ha manifestado que se siente honrado de que su trabajo sea expuesto en esta ciudad.

Las fotografías del norteamericano están tomadas en formato de 35 milímetros y se han expuesto en ciudades como Chicago, Nueva York y otros países del mundo donde lo han homenajeado.

“Estamos a casi 40 años de que tomé esa primera clase y por primera vez tengo una exposición con él; es un gran privilegio”.

"Aparición en Cajititlán", Hernández-Claire
“Aparición en Cajititlán”, Hernández-Claire (2016)

La muestra se llama Con los pies en la tierra porque es el nombre que llevará el próximo libro de Perkis, que reunirá fotografías del pasado de Jalisco, tanto de la antigua de Guadalajara, como de sus municipios aledaños.

Asombrosa cotidianidad

Figuras religiosas, monumentos urbanos en medio del progreso, personas trabajando en la vía pública y bueyes arando el campo son algunas de las imágenes que con elegancia e impacto captan la atención de los visitantes.

La Sala Giroleta del Palacio de Gobierno se convierte en una máquina del tiempo de Guadalajara; no viaja siglos atrás, pero el blanco y negro de las 20 obras de Hernández-Claire y las 20 de Perkis pueden llenar de melancolía a quien le tocó vivir el pasado y vive el presente de esta ciudad

Hernández-Claire es un cazador de instantes peculiares, emblemáticos, que quedan marcados en la colectividad tapatía. Tal es el caso de la foto chusca llamada Yendo por el queso, que muestra a una rata trepada en el lomo de un perro que camina por una avenida de la ciudad.

Yendo por el queso - Hernandez-Claire 2017
“Yendo por el queso”. Hernández-Claire (2017)

Exposición

A partir de 17 agosto
De martes a sábado de 10:00 a 18:00 horas, y domingos de 10:00 a 15:00 horas
Palacio de Gobierno de Jalisco, Sala Giroleta
Ramón Corona 31, esquina con Liceo
Centro Histórico de Guadalajara
Entrada libre

Fotografías: Yoceline González Noyola