¿Una jeri-qué?… Jericaya

Uno de los postres consentidos de los tapatíos tiene su historia en el barrio de San Juan de Dios

761


Uno de los postres más típicos y deliciosos que podemos encontrar en todo el estado de Jalisco es la famosa Jericaya. Y por supuesto, es grato platicar acerca de este postre que tiene su historia.

Su creación se remonta al siglo XIX, cuando el Hospicio Cabañas, en el barrio San Juan de Dios de Guadalajara, aún funcionaba como una casa hogar en donde vivían centenares de niños huérfanos o de bajos recursos.

Dice la leyenda que en este lugar existió una monja cuyo apellido era Jérica (hay quienes dicen que en realidad provenía de Jérica, lo-calidad de la provincia de Valencia en España).

La religiosa, preocupada por el estado de desnutrición que tenías los pequeños habitantes del hospicio, se empeñó en preparar algún alimento que ayudara a los niños a ganar proteínas rápidamente.

Su creatividad tuvo altibajos, hasta que por fin consiguió elaborar este singular dulce creado leche, huevos, canela y mucha paciencia.

Los niños aceptaron de inmediato este nuevo tipo de flan/gelatina, que además de nutritivo era muy delicioso, nombrándolo en honor de su creadora como “jericaya”.

Se habla de que la receta fue olvidada y después recuperada por algún melancólico del sabor del postre; sin embargo, hay quienes prefieren quedarse con la versión de que lo más probable fue que los mismo empleados del hospicio se volvieron fanáticos del postre, por lo que se desató la difusión de su existencia en la entonces pequeña ciudad de Guadalajara.

La fama fue tal que trascendió a nuestro tiempo y ahora es antojo común que se encuentra en cenadurías, loncherías, mercados, restaurantes y tiendas.

Frías o al tiempo es como puedes encontrar una jericaya en una cenaduría, tiendita o juguería

Algunos de los datos curiosos es que la mayoría de las personas les parece la parte más deliciosa del postre la corteza superior que está quemadita; que de hecho, se dice, que el hecho de que tenga esa parte chamuscada se debió a un accidentes, pues en la receta original no se contemplaba que se dorara tanto.

¿Cómo se escribe?:
No dejes que te corrijan, escribir “jericaya” o “jericalla” es igualmente válido, pues es la Real Academia de La Lengua Española (RAE) la que avala ambas formas.

En fin, la jericaya es considerado como postre, aunque existen muchas personas que prefieren comenzar el desayuno, la comida o cena, con una de éstas.

Y a ti, ¿cuándo te gusta comer la jericaya? Escríbenos a @CiudadOlinka o en Facebook.com/CiudadOlinka

  • Te dejamos un tutorial para que conozcas cómo se cocinan estas delicias:

Fotografías: Iván Serrano Jauregui / Antonio Zurita